Balmain triunfa en redes sociales al cambiar el color de pelo de sus modelos

El diseñador Olivier Rousteing demostró en París por qué nadie puede moverle del trono que ostenta al frente de la firma francesa Balmain, al captar todas las miradas durante su desfile en redes sociales cambiando radicalmente el color de pelo de algunas de las modelos más exitosas del momento.

Desfile de Balmain - ©AFP / Martin Bureau

La top morena Kendall Jenner abrió y cerró el desfile con un nuevo color rubio platino que dejó boquiabiertos a los invitados, como ocurrió cuando saltó a la pasarela la rubia Gigi Hadid, momentáneamente transformada en morena.

También se sumaron al cambio la actriz Rosie Huntington-Whiteley, que desfiló con una peluca en castaño oscuro junto a otra nueva morena, la modelo Lily Donaldson, mientras que Karlie Kloss y Alessandra Ambrosio fascinaron a los seguidores del show con pelucas en rubio platino.

Y así, con un radical cambio de papeles de rubias a morenas y viceversa, Rousteing logró que antes de que terminara el desfile todo el mundo estuviera hablando de Balmain cuando la marca vive uno de sus momentos más agitados a nivel empresarial.

Tras la muerte de Alain Hivelin, el antiguo propietario de la firma, sus hijos heredaron el control que ahora quieren ceder junto a la venta del 30 % de las acciones que les corresponden.

Hay varios inversores interesados, según fuentes del diario francés "Les Échos", que apuntan a fondos franceses y británicos aunque también parece haber gran interés por parte de empresarios asiáticos.

Con acciones como la de Rousteing, que siguen haciendo de Balmain objeto de deseo, no parece que encontrar compradores vaya a ser un problema para la "maison", que para esta colección revistió sus vestidos con brocados y flecos, y marcó los vestidos en cinturas con corsés en terciopelo.

En una gama de colores "nude", creó vestidos en encaje, completamente transparentes con volantes marcando el contorno del cuerpo.

El estilo étnico y las ansias de libertad estuvieron muy presentes en esta tercera jornada de la Semana de la Moda, donde algunas de las más famosas "maisons" presentan las que serán las tendencias del próximo otoño-invierno, como Carven, que supo narrar un relato de aventuras en su muestra.

"Esta colección es la historia de un viaje", explicó a EFE el diseñador Alexis Martial, que junto a Adrien Caillaudaud comenzó en marzo de 2015 a dirigir la línea artística de la firma francesa.

En el "backstage", delante de un tablón de inspiración repleto de imágenes de Nepal, pero también de Janis Joplin, Mike Jagger, Kate Moss e incluso fotografías de carreras de moto, Martial y Caillaudaud contaron la historia de dos amigas que descubren la moda después de un viaje a Katmandú.

"Hay dos secciones en el desfile: una parte más étnica con los detalles de abrigos de piel vuelta y aires motoristas y una segunda que es más soñadora, con un lado más urbano y looks de noche", describió Caillaudaud.

En el desfile, que contó con la presencia de famosas como Olivia Palermo entre las invitadas, chaquetas de piel se combinaron con pantalones de corte masculino y minifaldas de talle alto en una amplia gama de beiges.

Para la noche, los maillots de inspiración ciclista salen a la calle con estampados de paisajes en tonos flúor y combinaciones de colores más arriesgados como azul eléctrico o amarillo.

"La idea es que basta con tener siluetas simples para crear el armario de día a día de una chica que necesita jugar con la moda, que se siente libre y no tiene miedo. Para nosotros, ese es el espíritu Carven", dijo Caillaudaud.

El estilo étnico también volvió con fuerza de la mano de Alexis Mabille, que en su línea de looks de noche de extrema sofisticación apostó por estilismos bohemios de alto "standing", al añadir lentejuelas, encajes y brillos en chaquetas, pantalones de talle alto y camisas transparentes.

Más extravagante fueron las creaciones de Manish Arora, el diseñador indio que arrasa en París gracias a su uso de los colores que combinó en rayas, puntos, volantes, abalorios y pompones.

La firma, que sacó hasta un perrito con el pelo teñido de morado y azul, recuperó las clásicas botas altas de estilo cowboy combinadas con pantalones anchos hasta la rodilla y tops estampados de cuello alto, o maxiabrigos con faldas ultra cortas que dejan las piernas a la vista.

Su intención es adaptar a la calle el folklore de su país a través de los colores, pero también con un increíble trabajo artesanal que deja patente en cada uno de sus modelos.

El tan afamado estilo boho-chic conquistó Chloè, la firma icono de los años 70, hoy en manos de la británica Clare Waight Keller, que lo combinó con ese chic francés que ha hecho famosa a la marca en una colección cargada de maxivestidos transparentes, con vuelo y repletos de volantes. 

© EFE 2017. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Lujo - Prêt-à-porterDesfiles