Bernard Arnault y LVMH celebran un año récord

LVMH espera otro año de rápido crecimiento, aunque las tendencias a largo plazo en la economía mundial suscitan una precaución considerable, según ha insistido Bernard Arnault, presidente de LVMH, durante la asamblea general de accionistas del mayor conglomerado de lujo del mundo, celebrada este jueves. Ante una audiencia de más de 2000 personas, en el interior del Carrusel del Louvre, Arnault calificó como “informaciones falsas” los rumores sobre una negociación entre los ejecutivos de LVMH y los dueños de Chanel.


Ver desfile
Louis Vuitton – otoño-invierno 2018 – Mujer – París - © PixelFormula

“Hemos hecho un año récord, en un mercado rentable y con resultados extremadamente buenos para nuestro grupo, incluso si la coyuntura, en mi opinión, es estructuralmente una razón para tomar preocupaciones a medio plazo”, afirmó Arnault a un auditorio lleno en el interior del Carrusel del Louvre, en París.

El presidente de LVMH fue cuestionado directamente por Fashion Network sobre los informes en relación a una reunión entre un alto ejecutivo de LVMH con los dueños de Chanel, la familia Wertheimer, a fines del año pasado; y de que su grupo estaría interesado en adquirir la legendaria marca. Cuando los miembros de LVMH sentados a su lado reaccionaron con los ojos muy abiertos y con gran sorpresa, Arnault respondió bruscamente ante la risa de la audiencia: "Chanel, es un negocio magnífico. Pero no hemos tenido contacto con ellos. No sé quién les ha dicho eso. Pero en cierto momento esto se convierte en parte de las falsas noticias que corren. Creo que saben que hay muchas rondando por ahí”.

Arnault, cuya familia controla el grupo de lujo, señaló que 2017 fue la primera vez que LVMH superó el umbral de los 40 000 millones de euros en facturación y la primera vez que las ganancias netas superaron los 5000 millones de euros; el flujo de caja aumentó un 20%, a pesar de la adquisición de Christian Dior y la marca de equipaje Rimowa.

"Es el resultado de la creatividad ejecutiva", insistió el ejecutivo de 69 años, cuyo grupo pagó 2109 millones en impuestos el año pasado, un poco menos de los 2318 millones de euros al año que acostumbra pagar.

El año también estuvo marcado por la adquisición de varias marcas nuevas en la división de vinos y licores de LVMH: "un poco de whisky americano y un vino californiano, en un lugar increíble en Napa, a orillas del lago Hennessy. Deberían pasar por allí. Y un tequila mexicano", declaró el ejecutivo a los accionistas.

Arnault resaltó el champán, que obtuvo "una buena progresión con un aumento del 4% en las ventas", y exaltó las virtudes de un nuevo especial Cuvée de Dom Perignon, Cuvée P2, que según afirmó está esencialmente agotado. "Incluso me cuesta encontrar una botella. ¡No, es verdad! No pude encontrar una botella para una fiesta de cumpleaños en mi casa", afirmó con una risa incrédula. En cuanto a las legendarias marcas de lujo de la casa, Arnault elogia el talento de "un creador excepcional", Nicolas Ghesquière en Louis Vuitton; y el lanzamiento de los bolsos con famosas pinturas Masters de Jeff Koons. "¡La Mona Lisa se ha agotado!", afirmó.

"En Vuitton, nuestro director creativo, Nicolas Ghesquière, también se enorgullece de vestir a la Primera Dama de Francia. Aunque eso no tiene un impacto comercial real, nos hace muy felices prestarle ropa, ¡Madame Macron luce magníficamente!”.

Sin embargo, se negó rotundamente a revelar el volumen de negocios de 24 Sèvres, la muy publicitada página web de lujo que, dado el tamaño de LVMH, tiene sorprendentemente pocos productos en oferta. "Esa cifra es confidencial", se limitó a decir.

En cuanto a los perfumes y cosméticos, Arnault celebró que Christian Dior haya ganado cuota de mercado y tenga "un éxito increíble con Sauvage con aroma masculino. La creatividad es lo que cuenta en nuestro grupo. Podríamos comprar muchas otras marcas; nos ofrecen de todo. Es por eso que compramos Kurkdjian. Es una gran pequeña marca con un talentoso creador y creemos que puede hacerlo muy bien".

Finalmente, entusiasmado con el arte, habló sobre la exposición rusa de la Fondation Louis Vuitton: Icons of Art. La colección Shchukin "batió todos los récords de un espectáculo sobre pintura en Francia", y agregó que la Fondation ahora planea exhibir su propia colección de pintores rusos de la misma época.

Hablando en voz baja pero enérgica, Arnault recordó a su difunto amigo Pierre Godé, su primer socio en el lanzamiento de su imperio de lujo. Antes de hablar directamente a dos de sus altos ejecutivos.

"El año 2017 estuvo marcado por la llegada de Dior al grupo. Ha acercado la moda y el perfume, y también trajo a Pietro Beccari (el nuevo CEO de Dior) a París para perfeccionar su francés, que ya es bastante bueno. Mientras que Sidney Toledano (ex CEO de Dior y ahora director de la mayoría de las otras marcas de moda en LVMH) nunca envejece. Tenemos un nuevo diseñador en Céline, el extraordinariamente talentoso Hedi Slimane, y esta marca se disparará debido al talento particular de este diseñador. ¡Y esperamos grandes resultados!", dijo Arnault, entrecerrando los ojos y mirando a Toledano, quien estaba en primera fila como la mayoría de los CEO de su grupo.

En su discurso de 45 minutos, Arnault, nacido en Lille, la ciudad provincial del norte de Francia, parecía muy orgulloso de ser una fuente de empleo.

"Estamos muy orgullosos de contratar artesanos, desarrollar equipos que puedan hacer grandes productos lleva un tiempo, un año o, a menudo, 18 meses. Ahora contamos con 140 000 empleados. Cuando llegué a LVMH a comienzos de los años noventa, eran unos 20 000", se jactó.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosModa - CalzadoDeporteLenceríaÓpticaNupcialModa - OtroLujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosLujo - CalzadoRelojeríaJoyeríaBusiness